Volver al blog

8 consejos para correr en la playa este verano y disfrutarlo al máximo

I18n Error: Missing interpolation value "fecha" for "Publicado {{ fecha }}" I18n Error: Missing interpolation value "autor" for "por {{ autor }}"

¿Quieres añadir algo diferente a tu rutina de fitness? Correr en la playa es el modo perfecto de darte un reto mientras disfrutas todo el rato de unos paisajes costeros espectaculares. Si te animas a dar el paso y empezar a correr en la playa este verano, pronto notarás los beneficios que conlleva para tu condición física general. Como es de esperar, correr en la arena cuesta mucho más que correr en el asfalto, pero esto significa que los beneficios de fitness también son mayores. Aparte de quemar más calorías, correr en la arena resulta menos estresante para el cuerpo a la vez que ayuda a fortalecer los músculos más pequeños, así como los abdominales. Para aprovechar al máximo esta actividad de verano, debemos tener en cuenta los siguientes consejos a la hora de correr por la playa:


¡No te saltes el calentamiento!

Calentarse es aconsejable antes de realizar cualquier tipo de ejercicio físico, pero resulta incluso más importante cuando uno va a trotar en la arena ya que esto supone un trabajo mucho más duro para los músculos de las piernas que cuando corremos en una superficie plana. Dedica como mínimo 5 minutos para hacer un calentamiento dinámico del cuerpo entero, procurando prestar atención especial a los glúteos, ligamentos de la corva, y cuádriceps, así como los gemelos y tobillos. Tanto las zancadas y rodillas altas como los círculos de cadera son ideales a tal propósito.


Andar antes de correr

Uno de nuestros consejos más importantes, sobre todo a la hora de hacer ejercicio en pleno verano, es bajar el ritmo. Cuando pisas la arena, no esperes poder correr al mismo ritmo que logras en la acera. La primera vez que lo intentas, recomendamos que hagas el recorrido andando primero para acostumbrarte al nuevo terreno. Una vez que empiezas a correr, alterna entre intervalos de caminar y correr mientras vayas desarrollando los músculos de las piernas y los pies.


Protégete contra el sol

Siempre es importante proteger la piel de los rayos UV del sol y correr por la playa no es ninguna excepción. Procura aplicar bloqueador solar a las zonas de la piel que están expuestas y siempre usa una gorra para proteger la cara de los rayos del sol e impedir que el calor te choque la cabeza directamente. También tienes que evitar correr durante las horas más calurosas del día ya que esto aumentaría tus probabilidades de sufrir un golpe de calor. Mejor opta por una carrera más relajada a primera hora de la mañana o cuando el sol empieza a ponerse, lo cual te supondrá un esfuerzo más suave para el cuerpo además de proporcionarte las mejores vistas del día.


Usa telas transpirables

Evitar recalentarse es tal vez el reto más difícil a la hora de correr por la playa durante el verano. Por eso el uso de telas livianas y transpirables es un consejo imprescindible para mantener la piel tapada sin recalentarse. Nuestras camisetas refrescantes de alto rendimiento se fabrican con el uso de la tecnología Dry Release, la cual impide que el sudor se pegue a las fibras. Estas camisetas también brindan el máximo nivel de protección UV (50+).

Woman running by a lake wearing a Red Original paddle cap
Man warming up wearing performance t-shirt in grey

Correr por tiempo y no distancia

Otro muy buen consejo que la gente suele subestimar consiste en correr por tiempo en lugar de distancia, lo cual se debe a que correr 2 millas en la arena puede sentirse como correr 10. Aunque proponerse metas de distancia resulta un modo eficaz de entrenarse en la acera, lo mismo no se puede decir de entrenarse en la playa en el verano. Cuando se trata de establecer un programa de entrenamientos de carreras en la playa, hay que fijar metas realistas de tiempo en vez de distancia para así evitar el agotamiento y las decepciones. 


Explorar diferentes zonas de la playa

Nos viene bien tener presente que no toda la arena es igual cuando se trata de hacer ejercicio por la playa. Correr por la arena blanda y seca resulta bastante más difícil que hacerlo por arena más dura y húmeda, la cual crea una superficie más plana. Teniendo esto en cuenta, uno de nuestros mejores consejos para correr por la playa es empezar entrenando por la arena húmeda y dura que se ubica más cerca del agua, antes de enfrentar el reto de la arena más seca. Así tendrás la oportunidad de desarrollar los músculos más pequeños de los pies que son tan importantes a la hora de entrenarse en las superficies de arena.


Mantenerte hidratado

Jamás se puede sobrestimar la importancia de mantenerse hidratado antes, durante y después de hacer ejercicio, sobre todo si nos estamos entrenando en el calor del verano. Las botellas de agua de acero inoxidable mantienen fríos a los líquidos durante hasta 12 horas, convirtiéndolas en la opción perfecta para tomar una bebida fría y refrescante antes y después de tu carrera. Si piensas hacer carreras más largas por la playa, deberías plantear llevar en la mano una botella de agua de fácil agarre o llevar una botella normal de otra manera para mantenerte hidratado a lo largo de tu carrera. 


No correr descalzo

Al inicio la idea de correr descalzo por el litoral arenoso puede parecerse algo idílico, pero la verdad es que no usar zapatillas puede resultar demasiado estresante para tus pies. Sin el apoyo de las zapatillas de correr, ellos no reciben el apoyo que necesitan, aumentando así el riesgo de fascitis plantar, esguinces de tobillo, u otras lesiones. Además, hay muchos objetos afilados enterrados en la arena que podrían provocar una herida grave al pisarlos. Por eso, un consejo imprescindible que uno siempre debe tener presente a la hora de correr por la playa es, ¡no se te olviden nunca tus zapatillas!

Man holding a insulated stainless steel water bottle
Insulated stainless steel water bottle by the sea on the beach